Las nuevas tecnologías no sólo van a incorporarse a la formación como contenidos a aprender o como destrezas a adquirir. Serán utilizadas de modo creciente como medio de comunicación al servicio de la formación, es   decir, como entornos a   través de los cuales tendrán lugar procesos de enseñanza/aprendizaje.

Las instituciones que ofrecen formación presencial están comenzando a utilizar las nuevas tecnologías como recurso didáctico y como herramienta para flexibilizar los entornos de enseñanza/aprendizaje. No es descabellado pensar en programas mixtos, en los que los estudiantes asisten a unas pocas clases y siguen formándose en sus casas o puestos de trabajo a través de los recursos por la línea de la institución, accediendo a sus profesores cuando lo necesiten. Este grado de flexibilidad permitirá que muchas personas con obligación es familiares o laborales puedan seguir formándose a lo largo de sus vidas (Coll, 2008).

En la enseñanza de la probabilidad se ha enfocado en el uso de modelos computacionales para simular sistemas o situaciones aleatorias, el modelo matemático de la situación puede ser representado mediante un lenguaje de computadora (Cazares, 2013).

la inclusión del uso de las tecnologías de información es fundamental y debe ser parte de la enseñanza de las probabilidad y estadística, el uso de estas herramientas son un soporte para obtener resultados confiables y precisos en el manejo de la información y con estos lograr un aprendizaje sólido.

Como podemos observar las tecnologías de la información se involucran por todas partes, el buen uso de estas puede facilitar muchos procesos, como es el caso de la educación matemática, el buen uso de estas herramientas genera formas nuevas de aprendizaje.

Autor: ulises

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *